Con el propósito de alimentar a nuestra Comunidad de Locutores Hispanos, junto con mi querida y reconocida colega español Conxi Barba hemos tomado la iniciativa de intercambiar artículos en nuestros respectivos blogs.

Conxi es una de las voces más activas en su país.  Su carrera, que este 2015 cumple 30 años, se destaca por sus trabajos en español, catalán y francés para importantes marcas locales e internacionales, tales como Google, Kodak, Basuch and Lomb, Apple y L'Orèal, entre otros. Asimismo, es una incansable profesional especializada en e-marketing para locutores, a quienes les organiza planificaciones estratégicas para triunfar en el universo del mercado global; es una brillante blogger y organizadora de eventos para acercar a sus colegas.

Me da mucho gusto compartir hoy con ustedes un artículo que publicó no hace mucho en su website, y que nos toca profundamente a todos quienes trabajamos desde casa.  Creo que es aplicable no sólo a nosotros los Locutores, sino a cualquier profesional que tiene como base laboral su casa, a la computadora como instrumento de trabajo, y a internet como aliada.  Si pueden, compártanlo entre sus colegas.  Estoy segura que muchos de ustedes se sentirán identificados con lo que Conxi escribe aquí, desde el alma.



alavozdeya.com

¿Te sientes sol@ en el mar de Internet?

 Yo sí, muchas veces.

¿Sientes que no puedes con tu día a día, sobre todo los lunes?

Yo también.

Estos últimos meses, esas sensaciones me han invadido profundamente. Un hecho muy importante y “dramático” en mi vida personal,  meha OBLIGADO, si obligadoen mayúsculas, areplantearme muy profundamente mivida personal y profesional.  Mi vida ha dado un cambio tanto por fuera  como por dentro.

No, no pienses que dejaré mi trabajo y este blog….noooo…. pero si mi planteamiento de vida, de calidad de vida.

Me explico: hace más de 8 años que trabajo por internet como locutora. ¡Ya son años ya! En mi cabeza, y después del descalabro de mi vida, no me apetecía nada continuar trabajando en casa cada día. Necesitaba aire renovado y un cambio en mi vida (ya sabes: para que entren cosas nuevas en la vida, hay que sacar las viejas).


Así que creí que había llegado el momento de hacer un verdadero cambio.
Pero ese cambio no podía ser de la noche a la mañana, ya sabes. Así que analice si el problema era el hecho de trabajar por internet, si era yo (por al momento interno que estoy viviendo) o que narices me pasaba.


Así que empecé por buscar información sobre los posibles problemas psico-sociales de las personas que trabajamos por internet (teletrabajo) y encontré cosas muy interesantes.
Por ejemplo este gráfico:

Características que debe reunir un teletrabajador:

 Fuente: Comisión Europea, Status Report on Euopean Telework 

 Fuente: Comisión Europea, Status Report on Euopean Telework 

Me paré en el tercer punto: CAPACIDAD DE SOPORTAR EL AISLAMIENTO.

Que interesante… ¿eso es lo que me pasa? Después de analizarlo, creo profundamente que es uno los males del “tele trabajador” (no me gusta nada esa palabra, me da la sensación que le quita importancia al trabajo hecho desde casa).

El aislamiento, las relaciones “virtuales”, la autodisciplina, el no tener resultados durante días…. eso quema mucho y te afecta a otras parcelas de la vida.

Es “la soledad del locutor online”. (Ampliable a otras profesiones)

En este fragmento de un artículo que he encontrado, (y que han borrado de la web...) se habla precisamente de este tema: (De todas formas puedes visitar la web http://www.telcoa.org/, es muy interesante aunque esté en inglés)

“….Los horarios habituales del teletrabajo van de la sobrecarga ocasional al teletrabajo a jornada completa, en cuyo caso el aislamiento físico y social puede ser uno de los principales problemas. Existe la preocupación de que el aislamiento físico de los tele trabajadores pueda suponer un riesgo de marginación…." . “…La flexibilidad del teletrabajo brinda a los tele trabajadores la oportunidad de adaptar el trabajo a su vida y su familia y a las etapas de su carrera profesional. Ofrece una buena oportunidad de trabajo para personas que no pueden trabajar por motivos de discapacidad u obligaciones familiares. No obstante, pueden surgir problemas en cuanto a la distinción entre el trabajo y la vida social y familiar. A este respecto, la dimensión del género es importante. Las mujeres siguen encargándose del mantenimiento de la casa y del cuidado de los niños y de otros miembros de la familia, como los padres… (Lo que supone una sobrecarga en el trabajo de esas mujeres…nota mía)"

Por eso he llegado a ciertas conclusiones y cambios en mi vida:

  • Salgo de casa por lo menos UNA HORA AL DIA, para dedicármela (es solo para mí). No es la hora que dedico hacer recados o a ir a comprar, al banco o a ver un cliente. Una hora PARA MI: pasear por la playa, hacer shiatsu, leer, quedar con amigos…
  • Me obligo a quedar, por lo menos 3 veces a la semana, con personas “físicas” y hablar y hablar y hablar.
  • Delego trabajo de casa a otros miembros de la familia. He hecho un planning de tareas y  NADIE las puede incumplir. No soy  “la heroína de la vida de los demás”.
  • Me he marcado un horario fijo: TODO puede esperar hasta mañana. Si por ejemplo, te marcas un horario de 9 a 2 y de 4 a 7, acaba a las 7h. Es una obligación. No des más importancia al trabajo que a tu vida y cuerpo.
  • Duermo 8 horas mínimo.
  • Me he prohibido trabajar EN PIJAMA. Me visto cada día.
  • Una vez al mes, viajo con mi pareja o amigos. Eso es muy sano…. Mímate.
  • He puesto en la puerta de mi estudio un cartel donde dice SI LA PUERTA ESTA CERRADA, NO ME INTERRUMPAS, para que mis horas de trabajo sean más productivas y pueda hacer mi trabajo de un tirón… sin que nadie me interrumpa. Así puedo cumplir el horario y acabar a la hora que me he impuesto
  • He dejado claro a mi familia, que el horario es el horario de trabajo: que solo me avisen si se quema la casa (jajajaja). Tienen claro que si trabajara en una oficina no podrían interrumpirme.

Quizás hagas todo lo que yo hago…. Y pienses que no es para tanto…

1 Comment