1. PREOCUPATE POR TODOS LOS DETALLES

Si una característica define a Apple es su atención a todos los detalles, hasta los más pequeños, que es lo que le ha permitido crear productos elegantes y deseados que marcaron tendencia. Es el caso del botón de encendido y apagado del iMac, que está detrás; o el imán que conecta el cable de energía con la laptop, para no tropezarse con él.

La excelencia es la norma, una máxima que no todas las empresas y emprendedores aplican. Las personas capaces de implicarse tanto en el trabajo, y logren mostrar una dedicación extrema ganarán una importante ventaja competitiva.

Locutores: ¿Recibiste el mensaje de un cliente? Respóndelo enseguida. Si te envían un pago antes de fecha, o en la fecha acordada, agradece a tu cliente.  Si un cliente fiel te envía un nuevo proyecto, expresa tu alegría y gratitud porque sigan confiando en tus servicios.  También ser un detallista con tus clientes es preguntarles antes de iniciar el proyecto cómo prefieren su audio final, cómo quieren que pronuncies tal o cual nombre, la fecha máxima de entrega (y entregar el trabajo antes de fecha), adelantarte a sus necesidades u ofrecerle -sin que te lo pida- consejos de cómo hacer que el proyecto quede aún mejor.  Ser un buen prestador de servicios, atento, detallista, impecable, siempre genera fidelidad.  En lo personal, cuidar esos aspectos me ha aparejado la lealtad de varios clientes por más de 10 años, y eso me hace inmensamente feliz.

2. CONTINUAR HAMBRIENTO Y LOCO

Es la frase con la que Jobs cerró su famoso discurso en la Universidad de Stanford, ejemplo de motivación en todo el mundo. La frase, que copió de un viejo calendario de su juventud, fue una máxima que aplicó toda su vida.

Siempre a la vanguardia, Jobs creó, transformó y reinventó todo lo posible, pero siempre siendo consciente de sus limitaciones, lo que le permitió emprender nuevas ideas, y permitir hacer realidad sus sueños.

Locutores: Reinventarse en esta profesión hoy es más posible que nunca.  Ofrecer un servicio, un estilo, un formato diferente a lo que hacen nuestros colegas, es una oportunidad para nada remota, sino tangible y real.  Para ello es clave ser muy intuitivo frente a los cambios que presenta nuestro mercado profesional, el perfil de nuestros clientes, y también sobre nuevas posibilidades tecnológicas que apoyen nuestra actividad.  En otras palabras, debes estar informado. Ábrete una cuenta en Feedly y selecciona los temas que más te interesan relativos a nuestra actividad: desde su lado tecnológico hasta lo último sobre las Redes Sociales. Asimismo, quiero que te grabes esto a fuego: es fundamental perfeccionarse, tomar cursos, participar en conferencias.  Cuando abrimos nuestra cabeza a lo nuevo, eso alimenta nuevas ideas. ¡Lo peor que puedes hacer es encapsularte en un micro mundo que te aísla de todo lo que nuestra profesión, que cambia día a día, tiene para ofrecerte!

3. SIN MIEDO AL ERROR

"Soy la única persona que conozco que ha perdido 250 millones en un año", aseguró Jobs. El error es parte de nuestras vidas, pero la clave es como lo asumimos, ya que cada fallo puede permitirnos corregir la dirección que llevamos hasta acertar. "El único hombre que no se equivoca es el que no hace nada", recordaba Jobs.

Locutores: ¿Has invertido en un sitio P2P que no te da más resultados? ¿Estás trabajando con un agente que te exige exclusividad pero que hace un año no te envía proyectos? ¿Has comprado un software por impulso que no utilizas hace meses? ¿Has trabajado para un cliente que siempre te falla a la hora de pagar? La lista de malas inversiones podrá ser infinita, pero sólo equivocándonos es como aprendemos a largo plazo.  Quien no arriesga, no gana.  Quien no se equivoca, es porque no hace NADA.  La clave para triunfar en esta profesión es animándonos a todo, inclusive a cometer errores.  A la larga, éso es lo que enriquece nuestra experiencia y nos hace más competitivos: LOS ERRORES EDUCAN.

4. EVANGELIZA

No es fácil ver a cientos de personas en una cola esperando el lanzamiento de un producto que nunca han visto, o que incluso ni siquiera saben para que sirve. Pero es lo que logró Apple en el lanzamiento de diversos productos, especialmente el iPad en enero de 2010. La inmensidad de fanáticos de Apple tiene justificación, y fue construida a lo largo de su historia, a base de que todos los clientes quedasen satisfechos. Ese trabajo logró que miles de fanáticos ajenos a la compañía se transformasen en un ejército que hacía marketing a favor de la compañía.

En este sentido, hay que destacar que la mayoría de clientes afirma haber conocido Apple a través de sus contactos o por los medios de comunicación. Los expertos aseguran que cuando la recomendación viene de una red de contactos el interés por conocer ese producto es mayor que cuando lo hacen a través de la propaganda convencional.

Locutores:  ¿Sabes cómo he logrado que me recomienden? Participando en eventos, haciendo networking por las redes sociales, intercambiando ideas activamente, mostrando sin tapujos actitud frente a esta profesión.  Cuando uno está convencido de quién es y adonde quiere llegar -y no haciéndolo todo el tiempo por el dinero, sino por su amor a la Locución-, eso lo contagia, lo irradia por doquier, y eso a la gente le encanta.  Recuerda: también tus demos deben ser impecables; tu website debe reflejar claramente quién eres; tu trato con los colegas debe ser generoso --de la recompensa se ocupará el Universo.  Destácate en aspectos muy puntuales que te hagan ÚNICO.  Eso es estar en el Top of Mind. Créeme: funciona.

5. APRENDE A HABLAR

Jobs tenía, sin duda, el don de persuadir a las personas. Claridad, confianza y convencimientos fueron tres características que le acompañaron durante décadas en sus virtuosas conferencias, que alcanzaron su cenit en la presentación de los productos de Apple. Con su trabajo, Jobs estableció nuevos patrones a la hora de hacer presentaciones en el mundo empresarial.

Pero para alcanzar ese nivel, Steve Jobs tuvo que trabajar y practicar mucho. Y ese trabajo se vio reflejado en su técnica para hablar, el lenguaje, la buena postura o la emoción con la que hablaba.

Locutores:  Podrá parecer una contradicción, pero hay Locutores que no saben hablar frente a sus pares.  Son a veces por demás informales, desprolijos, o no reflejan suficiente autoestima.  ¡Grave error!  No es tampoco la idea mostrar autosuficiencia, arrogancia o soberbia, pero sí ser muy cuidadoso en la manera de comunicarnos con nuestros clientes, así como con nuestros pares.  Al estar con ellos en persona, ¿sonreímos lo suficiente? ¿Transmitimos optimismo? ¿Reflejamos alegría por lo que hacemos? ¿Alentamos la gratitud o la generosidad?  Nunca olviden que detrás de nuestra preciosa voz hay otros aspectos que nos hacen "atractivos" a la hora de comunicarnos, incluso nuestro lenguaje corporal.  Eso, también atrae y da unos resultados maravillosos en nuestro plano profesional.

6. LOS RIVALES SON IRRELEVANTES

Gran parte del éxito de Apple pasa por saber reinventar un negocio. Jobs seguía su propia línea, independientemente de lo que hicieran los rivales. Así, en la época de los ordenadores grieses, Apple lanzó el Imac, cambiando el concepto de los ordenadores personales.

Lo mismo pasó con el iPod y el almacenamiento de canciones, el iTunes y el mercado de la música digital, el iPhone y los smartphones o el iPad y las tabletas, mercados en los que Apple marcó tendencia.

Locutores: Aquí perfectamente pueden pensar: ¿cómo no me va a importar lo que hacen mis colegas? Creo que el mensaje de fondo aquí es no vivir pendiente o receloso de lo que hace constantemente nuestra competencia, al punto de vivir sumidos en un clima de celos o envidia, o comparándonos constantemente a los demás.  Eso, además de hacernos muchísimo daño a nivel espiritual, nos distrae de nuestros objetivos.  Es importante que nos centremos en nuestras metas, pero también en nuestros logros.  Si tenemos claro el horizonte que deseamos alcanzar, entonces no nos entretengamos con detalles que ocurran en los costados.  Eso se llama enfocarse en uno mismo.  A mí me ha dado muchísimos resultados, especialmente cuando comencé mi carrera a nivel global en Montevideo, en tiempos que muchos de mis colegas se arrancaban los ojos por grabar un comercial de USD 100.  Decidí salirme de la tangente, y dejar esas aspiraciones atrás.  Era tiempo de abandonar las nimiedades y lanzarme a algo más ambicioso que nadie en mi medio había hecho hasta entonces.  Y resultó.

¿Te gustó el artículo? Recomiéndanos en LinkedIn, Twitter o Facebook.  Compartir conocimiento generosamente hace bien al espíritu y a tu Comunidad Profesional.  ¡No lo olvides!

Fuente: El Economista

Comment