Vayas a narrar un curso de eLearning, una publicidad, un video corporativo, un podcast, un documental, el tramo de una película, lo que sea... debes ser creíble. Pero, ¿cómo se define la credibilidad de un narrador?  ¿Cuáles son los aspectos que, valiéndose sóla y únicamente de su voz, le confieren un espíritu de confianza por parte de sus escuchas?

Veamos los diferentes ángulos de esta cuestión:

1.    La comprensión del tema que se narrará 

understanding.jpg

 Es fundamental que entiendas realmente la temática a tratar.  El objetivo no es que seas un Master, pero sí que conozcas a nivel general de qué se trata el producto, servicio, problemática o situación sobre la cual narrarás.  Ser un Locutor especializado en Narración te volverá una persona muy culta; narrarás sobre las cosas más inimaginables.  Debes ser curioso e investigar sobre la materia que narrarás en tu proyecto.  Hoy no existen las excusas: tienes internet y toda la información más impresionante a tan sólo un clic.

2.    Informarnos sobre la empresa que nos contrata

Tu curiosidad no debe reducirse únicamente al tema, sino extenderse a la compañía que selecciona tus servicios.  ¿Qué tipo de productos y servicios ofrece?  ¿Cómo es su comunicación organizacional? ¿Cuál es su slogan?  ¿Cuál es su historia?  ¿Sobre qué principios éticos subyacen sus aportes a la sociedad? ¿Tienen un canal de YouTube?  Esto último es algo que hago con frecuencia; visitar su canal de YouTube para ver cómo han sido sus trabajos previos y, de coincidir con algunos de lineamientos que me hayan brindado con el guión, tratar de reflejar ese espíritu también en mi grabación.

3.    Comprender el rol que asumiré como narrador 

¿Seré un narrador testigo, protagonista u omnisciente? ¿Reflejaré un rango etario en especial?  ¿Una nacionalidad? ¿Transmitiré un temperamento en particular?  Por lo general, en las narraciones de eLearning la construcción del perfil del narrador no es tan complicada como en el caso de los audiolibros, para citar un caso.  No obstante, pueden presentarse ciertos desafíos – por ejemplo, cuando nos toca grabar cursos para adolescentes o para adultos mayores.  ¿Cómo se supone que debo hablarle hoy a un adolescente? ¿Seré la madre, la profesora o la mentora?  Y en el caso de los adultos mayores, ¿tendré que asumir el papel de la enfermera, la hija o la amiga de toda la vida?  Todos estos personajes también imponen una forma de comunicar.  Si le hablamos a un abuelo, tendremos que hacerlo a una velocidad más lenta que a un adolescente; también con una disposición completamente distinta.  

4.    Analizar nuestro público objetivo

TARGET.png

Este punto se desprende automáticamente del anterior.  Es fundamental comprender con claridad ese público que nos escuchará y también aceptar que es un error homogeneizar sus personalidades, expectativas, antecedentes o contextos.  Por ello es siempre constructivo preguntarle a nuestro cliente quiénes serán los receptores de todo este proyecto y qué esperan ellos de sus destinatarios a la hora de terminar de escucharnos.  Cómo, cuándo y dónde aplicarán esos conocimientos, bajo qué circunstancias. Digamos que tienes que grabar mensajes de telesalud domiciliaria a veteranos de guerra.  Tras servirle al país por 20, 30 años de su vida, caen en una profunda depresión y ese programa de atención médica busca monitorearlos para impedir que atenten contra su vida.  Asimismo, ese sistema de telesalud brinda una compleja infraestructura médica que brinda soluciones para que ese servidor de la patria pueda apostar a una mejor calidad de vida, tanto física, mental y emocional.  ¿Cómo crees que le hablarás a ese veterano, siendo tú la voz que sale de esa máquina?  Claro está que no lo harás con frialdad, pero tampoco deberás transmitir lástima.  Y ten presente también que no todos los veteranos de guerra son adultos mayores. Las aplicaciones de la Locución Narrativa es infinitamente fascinante hoy en día desde un punto de vista tecnológico, y si hay algo que por mayores avances que se hagan en ese sentido no puede sustituirse el approach emocional que logre el Locutor.  Y eso se logra cuando tú, precisamente, en carácter de comunicador tienes claro cómo dirigirte a ese público que te escuchará.

5.    Evaluación de los contextos situacionales

Al momento de grabar, ten en cuenta que tu público no te escuchará en iguales condiciones, lugares, estados anímicos, etc. Sobre todo ahora, que vivimos tiempos en los que aprendemos on the go (sobre la marcha) utilizando el celular, o llevándonos la laptop a una cafetería.  Olvídate que los cursos que narras, por ejemplo, serán siempre vistos sentados en el escritorio o en el sofá del living. Y algo más – tu público no siempre te escucharán en absoluto silencio.  Puede ser que estén rodeados de otras personas en una biblioteca, en un metro, etc., pero ahí se te plantea el gran desafío de lograr con tu talento que todo lo que suceda a su alrededor, que toda esa invasión constante de estímulos que lo rodean se diluyan en el éter y que tu voz, y únicamente tu voz, sea el único foco de atención de su cerebro. Este aspecto indudablemente nos lleva al sexto y último punto –quizás el más desafiante de todos cuando se trata de convertirte en un Narrador creíble.

6.    Dominar el relato con los rasgos sonoros 

sound.png

A tu público no le interesa escuchar cómo con tu voz lees, sino cómo interpretas el guión que tienes enfrente.  Son tiempos muy particulares éstos que vivimos, en los que cautivar al otro es cada vez más difícil.  Tienes miles de palabras transcriptas en tu pantalla o en un papel: es hora de cautivar a tu público. Y eso sólo ocurre cuando te adueñas de la historia; cuando descubres el nudo, el conflicto, y transmites esa tensiónnecesaria para que tu público no quiera abandonarte hasta que termines de revelarlo todo. Te adueñarás de su aire, de su mente, de su capacidad asociativa con tu excelente pronunciación, inmejorable vocalización, dominio de las entonaciones, de variaciones en el ritmo, de las pausas bien colocadas.  ¿Alguna vez te pusiste a pensar cómo la Locución está íntimamente ligada con la Música?  No es de sorprenderse que hayan tantos Locutores que son cantantes.  ¿Qué hace bueno a un cantante? Cómo sientelo que interpreta.  Contigo, querido colega Locutor, pasa lo mismo.  Si no entiendes de lo que narras, si no te anticipas a lo que comunicarás con técnica, si no entiendes qué expresas, por qué y para qué, entonces ese guión, por más bueno que sea, será un fracaso.

¿Te gustaría saber más cómo convertirte en un Locutor especializado en Narrador? Contáctame aquí.

Comment