Tu demo oficia de tarjeta de presentación para lograr una lucrativa y exitosa carrera en el universo de la Locución. Es una síntesis de esa genialidad que posees cuando te paras ante un micrófono; debe ser interesante, despertar curiosidad suficiente para que en apenas un instante te transformes en lo que quieres ser: La Voz Elegida.

A la hora de responder un llamado a casting, poco le importa al potencial cliente si eres atractivo o si te pintaste las uñas: si no presentas un demo que atraiga de inmediato su oído, entonces te pierdes una gran oportunidad. Esa primera impresión debes generarla en apenas unos pocos segundos, por eso aquí entran en juego una serie de factores de vital importancia para que tu demo se destaque, y se destaque por lo bueno.

Si tienes claros tus objetivos de conquistar el Mercado Global, he aquí algunos consejos fundamentales:

1. TU PRECIOSA VOZ NO ES LO UNICO QUE IMPORTA

Podrás ser dueño de una textura vocal única o llegar a unos graves envidiables; sin embargo, eso no te asegura el éxito. Tienes que saber manejar con soltura los estilos que quieras mostrar; dominar la variación melódica al momento de leer un guión; conocer muy bien tus fortalezas y debilidades, y administrarlas en su justa medida. Tu demo debe ser HONESTO, es decir, reflejar lo que realmente sabes hacer mejor, con comodidad, y manejando parámetros vocales en los que te sientas a gusto.

Si eres nuevo en la Industria, lo ideal es que te dirija un Coach, que sea nativo y hable un Español perfecto. También, que tenga excelentes referencias.

En caso de que lleves años en la profesión y éste es tu medio de vida habitual, entonces selecciona los guiones que hayas utilizado más recientemente, cuidando que sean de la mayor variedad posible.

2. SEGMENTA A TU DEMO

¿Sabías que existen unos 14 nichos de mercado en la Locución, y que los que compran nuestros servicios buscan profesionales especializados en cada uno de estos nichos?

Por eso, en lugar de mostrar de todo un poco en un tiempo tan limitado, te aconsejo que grabes demos más específicos. Además de apuntar estrictamente al formato Comercial, también es bueno que tengas uno sobre E—Learning, otro de Narraciones Médicas/Técnicas, otro que sea para Contestadores Telefónicos/Sistemas Interactivos de Respuesta (IVR’s), Audiolibros, Especialidades (por ej., voices para Cartoons), etc.

Por supuesto, esto va más que nada para los locutores de larga trayectoria; a quienes recién se inician en la profesión, con que hagan uno Comercial y uno de Narración, está bien.

3. DELEGA LA PRODUCCIÓN A LOS PROFESIONALES

Lo que menos desea un productor es enfrentarse ante la incómoda situación de perder su tiempo escuchando demos que sean pobres en su calidad acústica, que estén pésimamente editados, o que las cortinas musicales sean de mal gusto. Es sumamente importante grabar tu demo con profesionales especializados en la materia. Por eso, simplifícate la vida y ve a un estudio de grabación donde además de grabar con excelente acústica y un micrófono de primerísimo nivel, también cuentan con todas las herramientas técnicas y humanas para que tu demo sea una buena inversión a largo plazo.

Otro consejo: ve a un estudio que se especialice en locución, y no en la grabación de Música, El tratamiento acústico, e incluso la calidad de micrófonos que ofrecen, son absolutamente diferentes. Asegúrate de que tengan una interesante y actualizada biblioteca de Cortinas Musicales para uso Comercial, y que su personal tiene un sincero deseo de dedicar una calidad de tiempo contigo.

4. INCLUSIÓN DE ELEMENTOS DE PRODUCCIÓN

Los demos se conforman de pequeños segmentos llamados spots, o “espacios”. Cada uno de ellos debe reflejar tu variedad y dominio de estilos. A modo de ejemplo, en uno incluirás tu perfil “seductor”, en otro tu “voz de adulto mayor”, en otro tu personalidad de “vendedor agresivo”, etc. Cuanto más contrastes puedas generar entre un spoty otro, mas atracción despertarás en el oído del productor.

Para ello, será necesario que te apoyes no sólo en un excelente guión que respalde esa amplitud vocal que posees, sino también en las cortinas musicales y, de ser necesario, en los efectos especiales que vayas a utilizar. Para los demos comerciales es indispensable que una producción musical acompañe a tu demo, pues los comerciales de Radio y TV son, en su mayoría, realizados con producción musical.

Para tus demos de narración, no siempre es aconsejable que haya producción musical.

5. CUANTO MAS CONCISO TU DEMO, MEJOR

Tu demo no puede ser más breve que 45 segundos, ni más largo que un minuto y medio. Punto. Por lo general, incluir más de 6 selecciones en su contenido no es recomendable. Recuerda: los productores no tienen tiempo para escuchar los demos hasta el final.

Mi clave es incluir lo más llamativo, las mejores grabaciones al principio; las dos o tres primeras muestras del demo deben ser indudablemente las mejores de todas. Y cuanto más contraste tengan, mejor.

No olvides incluir tus datos al comienzo y al final del demo: tu nombre, tu información de contacto, tu website. Y si lo envías como un archivo mp3, debes etiquetar el archivo con tu nombre (sí, sí – parece obvio, ¡pero muchos lo olvidan!)

6. EL ARTE GRÁFICO DE TU DEMO

Hoy por hoy, la mayoría de los locutores envían sus demos por correo electrónico, o los suben a su propio website, a servicios gratuitos como SoundCloud o a los bancos de voces donde pertenecen. No obstante, puede existir la oportunidad en que desees acercarte a un estudio de grabación, a una agencia publicitaria o a una productora, y presentar tu CD en persona. De ser así, no recomiendo que lo hagas con la tapa o con el disco escritos a mano –¡es muy poco profesional!

Averigua si puedes imprimir una primera tira de 50 CD’s vírgenes y armar una tapa de 4 carillas en la que haya una carátula, una versión resumida de tu nombre, tu biografía, tus principales clientes, tu información de contacto, tu logo, y una pequeña fotografía tuya. El disco obligatoriamente debe incluir tu nombre, tu información de contacto (e-mail, teléfono, website), y tu logo.

CONCLUSIÓN

Tu demo es una proyección de ti misma/o, un claro espejo de tus habilidades, de tu talento y de tu personalidad. No te compliques con guiones que en su esencia no reflejan tus cualidades de interpretación, de estilos o riqueza vocal. No te ensañes con grabar en un tono que le resulta incómodo a tus cuerdas vocales. No te enredes en ejemplos que podrán sonar hermosos en el demo, pero a la hora de demostrarlo en el estudio con un productor delante te dejarán en ridículo. Así como con todo en tu carrera, si demuestras honestidad y profesionalismo en la producción de tu demo lograrás maravillosas recompensas. ¡Dalo por hecho!

Comment