Soy amante confesa de la información.  En mi iPhone, así como en mi Mac, tengo decenas de aplicaciones y links que me conectan con los portales de noticias más importantes no sólo de EEUU y Europa, sino también de América Latina.  Sigo muy de cerca todo lo que acontece en el plano político, pero también en el cultural y económico.  Eso sí: si hay algo que me cautiva leer, es todo lo vinculado a la creatividad, al crecimiento personal y la emprendeduría.  No debería sorprenderle a nadie, dado que de eso se trata mi labor profesional.

Andrés Hatum

Andrés Hatum

Precisamente, esta semana me crucé con un breve pero interesante artículo publicado en el prestigioso diario argentino La Nación, en su sección “Comunidad de Negocios”: Los desafíos del mundo laboral: serás especialista o te quedarás sin trabajo.  Al ver el titular, de inmediato intuí hacia dónde apuntaba Andrés Hatum*, su autor.

Para darles una idea resumida del artículo, Hatum comienza citando a la autora Lynda Gratton y su ensayo Prepárate: El futuro del Trabajo ya está aquí. Allí describe que el futuro del empleo en el mundo laboral se caracterizará por la fragmentación, el aislamiento y la exclusión. Por fragmentación, se refiere a la incapacidad de generar foco, concentración y creatividad. Por aislamiento, Gratton entiende que el futuro del trabajo va a implicar la desaparición del cara a cara y el incremento del trabajo solitario. En cuanto a la exclusión, parte de la idea de que mucha gente va a quedar fuera de las organizaciones al menos en la forma que hoy conocemos el trabajo.

¿Pero realmente es tan sombrío es el futuro en el mundo laboral?  Reconozcamos que estamos invadidos por la información, por las redes sociales, y que eso altera nuestra concentración; que si bien podemos trabajar desde la comodidad de nuestra casa, ello también nos arrastra a la reclusión, al silencio, a la soledad.  No obstante, dice Hatum, “mientras algunos como Gratton hablan de fragmentación, aislamiento y exclusión, estos conceptos conviven con la importancia de la colaboración y la economía del conocimiento (…) Para empezar hay que recordar que siempre que surgió una nueva tecnología también se produjo la desaparición de algunos empleos, pero se crearon otros nuevos.

Hatum tiene razón.  Fijémonos en nuestro caso, los Locutores que trabajamos en línea.  Debido a que la tecnología se volvió más accesible, su democratización no sólo permitió que en esta última década surjan bancos de voces como Voice123, Voices o Bodalgo, sino que también dejemos de depender de los estudios de grabación para ganarnos el pan, para así conquistar nuestros propios clientes en forma independiente.  Fue así que aprendimos a grabarnos desde casa con una calidad medianamente profesional gracias al desarrollo de softwares que, con el tiempo, se volvieron más amigables y sencillos de usar.  Quizás para los estudios de grabación representó una amenaza en un principio, pero el efecto no fue tan grave como se preveía.  Eso sí, conllevó a que se hicieran un replanteo de su estrategia comercial y compitieran con otra tecnología y otras tarifas.

“Para ser exitoso, el profesional del futuro deberá adquirir un conocimiento profundo y habilidades sobre un área de expertise”.
— Andrés Hatum

Más adelante, Hatum reflexiona: “La nueva fórmula laboral pasará por dejar de ser un generalista superficial para convertirse en un super experto. La continuidad laboral en el futuro va a requerir de una persona que sea especialista y sea reconocida por ello. (…) Esto se soluciona con expertos. El foco del experto especialista es la profundidad y el conocimiento de los temas o áreas que maneja. Para ser exitoso, el profesional del futuro deberá adquirir un conocimiento profundo y habilidades sobre un área de expertise.

En otras palabras, lo que Hatum nos dice es: “Se terminó la era del Hombre Orquesta”, es decir, el que sabe hacer de todo un poco.  Hoy nuestro mercado laboral busca profesionales especializados, porque a sus clientes les asegura certezas en el proceso, y garantías en materia de calidad de gestión y de resultados en el producto final. A cambio, al especialista le brinda mayor credibilidad y competitividad en el mercado. En términos de marketing, esto no es otra cosa más que POSICIONAMIENTO.

Es increíble cómo aplican estos conceptos a nuestra profesión.  Y les doy fé que es así: en la actualidad a los agentes, a las agencias publicitarias y a los productores, no les importa si eres un buen Locutor, sino un buen Locutor para qué. Ya no les basta con que tengas una linda voz, o excelente dicción.  A ellos les inquieta saber qué te hace diferente. ¿Cuál es la técnica que dominas? ¿En qué formato sobresales? ¿Qué tan nativo es tu español? ¿Qué tan puro es tu acento de Medellín? No meramente por ser un buen Locutor para Promos de Radio eso te hace un buen Locutor para Narración de Audiolibros.  No porque seas un excelente Locutor Publicitario, eso te convierte en un notable Locutor de Personajes para Cartoons.  Lo he dicho en otros artículos en mi blog: ¡No se puede ser bueno EN TODO. (¡Por suerte para ti, el mercado y tu competencia!).

¿Debes deprimirte por ello? De ninguna manera.  ¿Si te enfocas en una sola especialidad como Talento de Voz, se te comprimirán las oportunidades? Todo lo contrario.

Déjame decirte lo siguiente: hoy debes concentrarte en ser una aguja en el pajar, en ser “el inimitable”, “el mejor en…”, “el ideal para…”. Sí, es cierto: muchos otros colegas hacen lo mismo que tú y en ese formato que te especializas.  Pero tu desafío consiste en desprenderte cuanto más puedas de la competencia, mostrando TU UNICIDAD.  Pues eso eres: único, irrepetible, incomparable.  El asunto es que, para venderlo adecuadamente, es indispensable que aprendas a conocerte, a que no le temas al auto desafío, y que practiques y te eduques cuanto más puedas. Vivimos en la cultura de la ESPECIALIZACIÓN.  Y nuestra Industria no es indiferente a esa tendencia, sino que va a la par de las demás.

Así que… ¿te gusta la Locución Narrativa? Fórmate como Narrador.  La Locución Narrativa es MUY diferente a la Locución Comercial (me animo a decir que es mucho más exigente).  Y una vez que domines la técnica narrativa, ¿te quedarás con eso?  No, ¡hay mucho más por descubrir! Puedes ser un Narrador de Audiolibros, de Documentales, de Videos Corporativos, de E-Learning… Créeme: en cada uno de estos sub-formatos, se esconden otras sub-técnicas.

Si tu sueño es ser algún día Narrador de Documentales para NatGeo, entonces no sigas insistiendo con grabar comerciales.  SUPER ESPECIALÍZATE. Cuando te plantees ese objetivo, te darás cuenta que ser tú mismo, y no uno más del montón,  es la mejor inversión para tu profesión... y tu futuro.

Reivindícate pero con clase, con personalidad. Y sobre todo, CON PREPARACIÓN. ¡Distínguete al máximo, educándote al máximo!  

*Andrés Hatum es Profesor en Management & Organización de la Escuela de Negocios, UTDT, Doctorado en Management and Organization en Warwick Business School (Universidad de Warwick), Inglaterra, y Licenciado en Ciencias Políticas (UCA) y Executive MBA (IAE).

 

 

 

 

1 Comment