La dificultad de aprender otro idioma varía, como es evidente, en función de cuál es nuestra lengua materna. Si nuestra lengua materna está dentro de la familia de lenguas indioeuropeas entonces nos resultará más fácil aprender otra lengua de la misma familia. Pero si no lo está entonces la cosa es probable que se complique un poco.

El español es parte de la familia de lenguas románicas y se relaciona con la mayoría de los idiomas europeos por descendencia o influencia. Las lenguas románicas (o romances) forman el grupo de lenguas con mayor inteligibilidad mutua, es decir, los hablantes de una lengua romance pueden entenderse entre sí -especialmente en su forma escrita- sin la necesidad de tener estudios o conocimientos especiales de esas otras lenguas. Por ejemplo, según los datos de Ethnologue, existe un grado de similitud léxica de 89% entre español y portugués; 85% entre español y catalán, y 82% entre español e italiano.

El Instituto del Servicio Exterior del Departamento de Estado de EE.UU. ha dividido los idiomas en función de la dificultad de aprenderlos, basándose en la cantidad de tiempo que tarda un hablante nativo norteamericano en dominar el habla y la lectura. La academia de idiomas Voxy los recopila en un informe en el que se vale de fuentes como Interagency Language Roundtable, Al-bab.com, MyLanguages.org, Google Translate, Ethnologue.com, el propio Instituto del Servicio Exterior y Wikipedia.

El estudio concluye que la dificultad para aprender cada lengua depende de múltiples factores:

— Lo cerca que esté del idioma nativo o de otros que conozcas

— Lo complejo que sea

— Cuántas horas a la semana dedicas a aprenderlo

— Los recursos de aprendizaje del idioma disponibles

— La motivación

Teniéndolos todos en cuenta, éstos son los resultados del informe:

IDIOMAS FÁCILES

Entre los idiomas «estrechamente relacionados» con el inglés se encuentran el español (con 329 millones de hablantes en el mundo), el portugués, el francés, el italiano, el rumano, el nerlandés, el sueco, el afrikaans y el noruego.

Para dominar estos idiomas, un hablante nativo inglés necesitaría entre 22 y 23 semanas, y entre 575 y 600 horas de clase.

IDIOMAS CON DIFICULTAD MEDIA

En la dificultad media se encuentran el hindi, el ruso, el vietnamita, turco, polaco, el tailandés, serbio, griego, hebreo y finés (idioma suomi).

Para que el hablante de inglés llegara a dominar estos idiomas necesitaría 44 semanas y unas 1.110 horas de clase.

IDIOMAS DIFÍCILES

Y en la parte alta de la tabla, que corresponde a aquellas lenguas que son díficiles de aprender para un hablante nativo de inglés, se encuentran el árabe, el chino, el japonés y el coreano.

Llegar a dominarlos llevaría al menos 88 semanas (1,69 años) y un total de 2.200 clases.


Comment