Te es difícil negociar los aumentos de tarifa con tus clientes, y ¿no sabes cómo empezar? Aquí algunos tips para que empieces a ganar y dejes el miedo atrás.

Deja de sentir culpa

Muchas veces hay profesionales independientes que están cobrando tarifas bajísimas, y como es de esperarse se sienten disconformes, pero no las pueden cambiar porque se sienten “culpables” por cobrar más. Tienes que pensar en función de una relación “ganar-ganar” y esto no sólo significa que tu cliente tiene que ganar, sino que también tú tienes que ganar. Porque mientras ambos identifiquen esta relación de esta forma, ambos van a querer continuar trabajando juntos y obteniendo beneficios juntos.

Tienes que creerlo para poder venderlo

Si no sabes cuánto valen tu servicios, qué es lo que lograrán tus clientes con él, qué lo hace único en el mercado y en qué se diferencia de la competencia, difícilmente puedas mostrárselo a tu cliente.

Prepárate, informándote

No hay nada más ineficiente que tener este tipo de conversaciones importantes, sin ningún tipo de preparación. Esto parece básico pero te sorprendería la cantidad de personas que no tienen idea de lo que están haciendo

Primero, no todos los clientes son iguales, y es probable que tengas condiciones diferentes en función de sus necesidades. Y si esto no lo tienes anotado, puedes cometer el terrible error de suponer que tu cliente está pagando de una forma o de otra, y quedar expuesto con él ante un cambio que no coincida con el acuerdo que hoy ya tiene.

Muéstrale a tu cliente lo que ha logrado contigo

Antes de hablarle de un cambio de tarifa, lo mejor que puedes hacer es mostrarle qué logros o resultados ha obtenido contigo. Haz una lista de todo lo que ha avanzado, logrado, obtenido en el proceso que han trabajado juntos.

Deja de ser un número y empieza a ser un creador de resultados

Tanto para poner el precio de tus servicios como para aumentarlo necesitas ser consciente del valor que ofreces, de lo que ese servicio puede hacer en tu cliente.

La mejor forma de lograr esto es empezar a hacer más tangibles esos logros o resultados que tu cliente obtendrá trabajando contigo.

Fuente: Plusempresarial.com

 

Comment