Si hay una categoría que ha generado un creciente mercado en el universo de la Locución Profesional en estos últimos 10 años, es el e-Learning. Sus resultados demuestran ser muy positivos para aquellas compañías que promueven la formación de sus empleados sobre temas inherentes a la identidad, perfil, objetivos, códigos éticos y comerciales, normas de seguridad, etc. de esa corporación. Sin embargo, el e-Learning no sólo se reduce al ámbito empresarial, sino también al académico.

Entre las tantas ventajas probadas de ofrecer entrenamiento y formación mediante cursos de e-Learning, encontramos las siguientes:

1. Es un medio de formación económico y ahorra tiempo

Al reducir el tiempo que nos tomamos fuera del horario de oficina, así como los costos de transportación y la compra de materiales impresos, la formación en línea ayuda a ahorrar dinero y aumenta la productividad laboral.  También significa que el personal se sentirá más a gusto y enfocado en sus tareas.

2. Aprendes las 24 horas, los 7 días de la semana

Muchos de los cursos que se brindan cara a cara funcionan en los horarios de oficina.  Al permitirle al personal que finalice el curso cuando y donde quiera, evita que ello afecte los horarios habituales de oficina.

3. El seguimiento de los cursos es más sencillo y disfrutable

Quizás el aspecto más importante de usar computadoras para fines de entrenamiento es que aquellas plataformas que utilizan un Sistema Administrativo de Aprendizaje permiten comprobar si el empleado o alumno tomó el curso y comprobar además su evolución de aprendizaje.

Por fortuna, estas corporaciones son muy conscientes de que en EEUU vivimos en una sociedad diversificada y multicultural, en la cual los Latinos no sólo representamos una fuerza laboral homogénea sino muy amplia, y por tanto competitivamente capacitada. También han comprendido que su formación tiene que ofrecerse en nuestro idioma nativo para que los contenidos sean comprendidos correcta y cabalmente. Pero no limitemos éste fenómeno únicamente a las compañías que operan en EEUU, sino que con su espíritu globalizador también lo hacen en América Latina. Este es un aspecto que nos juega doblemente a favor, ¿no les parece?

LOS FORMATOS

Para la implementación del e-Learning como modalidad educativa, las empresas recurren a diversos formatos. Estos abarcan categorías tales como:

  • E-Books
  • PDF’s
  • Videos Corporativos
  • Websites con multimedia y audios integrados
  • Presentaciones en Power Point o en Flash
  • Clases Interactivas
  • Webinarios (seminarios de transmisión simultánea entre computadoras, sin importar lugar ni distancia).

EL E-LEARNING NO ES PARA CUALQUIERA

Saber narrar cursos de e-Learning requiere de un talento muy singular: el de darle vida y personalidad al producto a grabar. Para ello se requieren voces que fluyan a la hora de narrar el material, es decir, que sean coloquiales, expresivas, dueñas de un timbre agradable y nada monótono al oído, y que posean una riqueza interpretativa al materializar el mensaje.

Además, es importante que el Locutor disfrute y/o tenga cierto dominio de la temática a grabar. A título personal, me considero una persona muy curiosa y me deleita aprender mientras grabo en cada sesión. No todos los locutores se sienten a gusto grabando cursos sobre Arte, por ejemplo; a otros les pasa lo mismo con módulos sobre finanzas en los cuales deben mencionar fórmulas matemáticas muy complejas. Por eso, creo que es importante que tengamos cierto dominio sobre la materia, y que en el proceso (a veces muy largo) nos sintamos relajados.

Es bueno mencionar que el éxito o fracaso de la receptividad en un proyecto de e-Learning no siempre recae en el Locutor, sino en el cliente, en el productor, o en el estudio que seleccione la voz. Para ciertos productos es preferible una voz femenina, y para otros una masculina. Asimismo, está en los contratantes conocer la amplitud de estilos, de dicción, inflexión y versatilidad que sea capaz de entregar el locutor o locutora seleccionado/a.

TIPS PARA UNA BRILLANTE LOCUCIÓN DE E-LEARNING

Presta atención a los siguientes tips, los cuales te permitirán ofrecer un servicio más pulido, más confiable y más profesional al momento de grabar cursos de e-Learning:

  • Lee claramente todas las indicaciones del cliente: en qué tono desea que grabes, con qué velocidad, intención, etc.
  • Pregúntale también cuál será el público de estos cursos. No es lo mismo grabarle a los vendedores de una empresa telefónica que a gerentes ejecutivos en un banco.
  • Asegúrate que el script está correctamente redactado y traducido. Si notas errores, infórmaselo al cliente para que se lo derive a la fuente y solucione ese problema. (Si sabes defenderte como traductor, puedes ofrecer tus servicios por unos dólares más que negociarás antes de proceder a la grabación).
  • Si hay términos en otro idioma y no sabes cómo pronunciarlos, consulta en diccionarios online como el Merriam Webster o Word Reference. De lo contrario, puedes solicitarle a tu cliente que te grabe él mismo la pronunciación en un archivo de audio, para que no haya margen de error. Si no cuenta herramientas para hacerlo, llámalo y grábalo tú. A veces, por no hacer éste tipo de consultas nos llevamos un enorme dolor de cabeza pues hay palabras o nombres en otros idiomas que se repiten a lo largo del curso, y si los pronuncias incorrectamente corres el riesgo de tener que grabar todo el trabajo nuevamente. Nada agradable, ni para ti, ni para el cliente.
  • Ten cuidado con los saltos de página en el guión. Muchos de ellos dividen frases o párrafos. Toma nota de ello para que puedas anticiparlo, o incluso reescribe los párrafos en la página anterior o la siguiente.
  • Aquellas palabras que necesiten un énfasis especial, márcalas o cámbialas a negrita o cursiva. Si necesitasreorganizar frases para que al grabarlas tengan una lógica auditiva, divídelas con separadores. Esto me ha pasado millones de veces, especialmente cuando las frases son demasiado largas y no admiten un punto por cómo están redactadas. Saber dosificar las subidas o bajadas en la entonación es fundamental para lograr ese objetivo, y que al final todo el contenido sea correctamente comprendido y absorbido por el escucha.
  • Graba en el momento del día en que tu voz se sienta “a punto”, eso es, que haya alcanzado el tono promedio para que ésta no sufra variaciones en el proceso de la grabación.
  • No grabes por más de 15 minutos seguidos. Es bueno hacer pausas para que las cuerdas vocales no se cansen. Aprovecha ese paréntesis para limpiar y editar lo grabado hasta ahora, y cuando retomes tendrás incorporado el tono predominante hasta entonces de tal modo que puedas mantenerlo por otros 15 minutos.
  • Por último, grábate proyectartándote a ti mismo como narrador y como receptor. ¿Verdad que escuchar por media hora a un locutor aburrido es el peor castigo? Ponte en el lugar de tu público, imagínatelo soportando un curso sobre “Seguridad En Línea de Transacciones Interbancarias” por una hora… ¿Cómo crees que le gustaría el tono? Saber ponerte en los zapatos del escucha es crucial. Eso despertará en ti una gran empatía y verás que empezarás a fluir con un tono más coloquial, cálido, pedagógico, profesional… El resultado de todo ello será que el tema más aburrido, engorroso, pesado y complicado se convertirá en algo fascinante y entretenido. ¡Ahí es donde tu inmenso talento debe quedar de manifiesto!

PALABRAS FINALES

Quisera confesarte que, con la práctica, al grabar cursos de e-Learning pude desarrollar mi versatilidad como Locutora en estos últimos 5 años. Y no sólo eso: se ha consolidado como una fuente de ingresos permanente en mi carrera. Gracias a este formato logré pulir mi perfil coloquial y la espontaneidad necesaria cuando debo lidiar con guiones muy densos, complicados o aburridos. Ello me ha obsequiado una soltura frente al micrófono que diez años atrás hubiera considerado imposible alcanzar, incluso al grabar comerciales para Radio o TV.

Eso es lo bueno que tiene nuestra profesión: nos permite pulirnos técnicamente, pero también descubrirnos artísticamente todo el tiempo. ¡Y es impagable!

Comment