La Industria de la Locución Profesional cierra este 2015 con un balance muy desafiante, de cara al nuevo año.  Se están experimentando profundos cambios, en los que la tecnología nos vuelve cada vez más independientes y nos plantea la posibilidad de ser, más que nunca, los verdaderos capitanes de nuestro barco.

Hace unos 10 años, cuando Voice123.com y Voices.com eran sitios P2P (Pay-to-Play) muy jóvenes, ofrecían un servicio basado en la intermediación entre un cliente potencial y los locutores miembros.  La naturaleza del servicio era más clara, más honesta, más pura en su propuesta.

Con el correr del tiempo, las condiciones fueron cambiando.  He aquí algunas causas:

-       La tecnología facilitó la expansión del trabajo informal

-       El abaratamiento de los equipos y su constante desarrollo fomentaron que el acceso y manejo de los mismos se democratizara más.  Tener un estudio propio ya no era una especialidad exclusiva de los ingenieros de sonido; el locutor podía grabarse y producirse solo.

-       Las plataformas comunicacionales se fueron diversificando; por lo tanto, el mapa de posibilidades para que el locutor pueda desplegar su labor también se amplió.

-       Viendo que el negocio estaba pasando por un boom, la competencia de Voice123 y Voices se desmonopolizó, y surgieron nuevos bancos: Bodalgo, VoiceRealm, y otros tantos.

-       Para prevalecer su liderazgo, Voice123 y Voices se enfrentaron al reto de replantear su negocio, generando nuevas estrategias para dominar el territorio.  Voice123 creó VoiceBunny, y Voices incorporó “Ejecutivos de Cuenta” a su staff, oficiando prácticamente como una agencia de talentos.

Esto es una simple síntesis de lo que ha propiciado una “prostitución” de nuestra profesión en estos últimos tiempos, llevando a que se ejerzan prácticas comerciales muy deshonestas, oscuras y perjudiciales para nuestra labor.

No hace mucho, Graeme Spicer, Director Ejecutivo de Edge Studio, entrevistó en su podcast al Presidente de Voices.com, David Ciccarelli.  La nota giró en torno a las nuevas políticas que Voices ha venido adoptando en estos últimos tiempos, y que indefectiblemente conllevaron a que dicha compañía se enriquezca de forma tan contundente, al tiempo que las tarifas que se le abonan a los locutores es cada vez menor.

¿Cómo funciona? Voices creó una categoría que ellos llaman “managed services” ("servicios gestionados") entre el locutor y el cliente, y luego deducen un porcentaje significativo de su presupuesto para pagar por esos servicios,.  Al cliente no se le informa la naturaleza de esas deducciones, y el locutor desconoce de esta manera el presupuesto original del cliente.  El llamado a casting es publicado (o quitado de los listados, y re-publicado con un presupuesto menor al original) como un “fixed budget” (“presupuesto modificado”), o con la invitación de proponer una tarifa que sea muchísimo menor a lo que el cliente o talento esperan. Así es que en numerosas ocasiones los locutores reciben menos de la mitad, incluso hasta un cuarto del presupuesto original del cliente.  Ninguno de los dos, ni el talento ni el cliente, se enteran de esta maniobra, lo cual es gravísimo.

Por lo general se espera que un intermediario deduzca entre un 10 y un 20% del total.  Pues bien, en el caso de los sitios P2P ya se llevan una comisión por concepto de membresía anual.  Pueden existir casos en los que el cliente pida expresamente a sitios como Voices.com que los asesoren con la selección del locutor, o con el pago de los honorarios.  Sin embargo, esos son casos muy puntuales, y a estas compañías no les sirve que estos requisitos se den “una vez cada muerte de obispo”; necesitan capitalizarlo.  ¿Cuáles son entonces las consecuencias?

- El cliente, que confía plenamente en el nombre y en la honestidad comercial de Voices, ve desaparecer una importante porción de su presupuesto, y nunca se entera de ello.  Voices administra su dinero sin su consentimiento, quedándose con una importante porción para beneficio propio, con un argumento que ellos mismo crean.

- El locutor se ve forzado a aceptar presupuestos que están muy por debajo de lo que estaría dispuesto a cobrar.  Si bien Voices argumenta que queda en manos de cada talento cotizar la suma “sugerida”y en su caso puede hacerlo por una suma superior, la intimidación emocional que esa cifra publicada sugiere indefectiblemente lo lleva a que cobre una cifra a veces ridícula, con tal de ganar la audición

- Todo este escenario propende a que los locutores terminen prostituyendo su arte.  Seguramente, los que menos afectados se sienten son aquellos que NO son locutores formados, profesionales, sino curiosos que desean hacer dinero fácil.  Pero para aquellos que invertimos en equipos, formación, conferencias, y todo aquello que enriquezca nuestra profesión, es desmoralizador.

Las repercusiones de la entrevista de Spicer a Ciccarelli aquí en EEUU fueron tremendas, al punto que varios locutores de importante trayectoria y colaboradores del sitio pidieron expresamente que les cancelen su membresía y borren sus nombres de su banco de datos.  Exigieron que se anule toda asociación de su trayectoria con la empresa.  En lo personal, yo también tomé la decisión de cancelar mi membresía, y exigí que me reintegren el dinero de la renovación del servicio que había abonado días antes.  Por suerte, no pusieron ningún reparo.

La World Voices Organization (WoVO), a la cual me siento inmensamente orgullosa de pertenecer, no permaneció impávida ante estos hechos:  por el contrario, reaccionó lanzando un manifiesto al que bautizaron como "Transparency Now".

Allí, expresan: "WOVO apoya la transparencia y la total divulgación de los cargos que se realicen sobre el presupuesto de un cliente. Esto es para el comprensión y la protección tanto del cliente como del locutor. Cada empresa ofrece diferentes servicios, y éstos siempre deberán basarse en la tarifa correspondiente. Si una empresa está siendo contratada para la prestación de servicios de gestión de proyectos o de casting, entonces deben ser cuantificables y con un precio a la vista. Ocultar o insinuar estos costos, o incluso reclamar abiertamente que son costos exclusivos del locutor es, (como se dijo antes), malinterpretación y un perjuicio a ambas partes."

Me gustaría destacarle tres llamados concretos a los que apela WoVO, pues creo que nos involucra a todos los Locutores:

"Si usted representa un sitio P2P: En WoVo le instamos encarecidamente a que ejerza una política de transparencia.  Cuando el precio del proyecto es claro, tanto el contratista de la voz como el locutor podrán tomar su propias decisiones, basadas en una información acorde.

Si usted es quien contrata la voz: Le recomendamos que se informe acerca de las normativas que manejan los sitios P2P.  Le exhortamos que se informe acerca de qué porcentaje es deducido del presupuesto original y que es concebido como un cargo por comisión o servicios gestionados.  Por favor, averigüe a cuánto ascenderá la compensación que se le abonará al locutor, y cómo ello quedará reflejado en su costo final.

Si usted es miembro de WoVO: Le recomendamos encarecidamente a nuestros socios de WoVO que contacten a los sitios P2P, y soliciten transparencia inmediata en las transacciones comerciales, y pidan un completo esclarecimiento acerca de cómo se estructurará la compensación."

Si bien éste último punto está dirigido a los miembros de la organización, creo que es recomendable que todo locutor exija esta información, y no asuma con buena fe que las cosas se darán de cierto modo.  Como verán, la codicia no tiene límites, y en nuestra industria cada cual quiere su parte: algunos, en forma justa; otros, enriqueciéndose a expensas de sus clientes y suscriptores. 

Para evitar que estos abusos continúen y pongamos cada cosa en su lugar, no seamos pasivos espectadores de la situación.  Involucrémonos más en nuestra Comunidad Profesional; debatamos responsablemente en espacios creados por y para nosotros en Facebook o LinkedIn.  Hoy, las fronteras geográficas no nos detienen; por el contrario, somos todos una comunidad global.  

Abramos los ojos.  Eduquémonos. Informémonos. Esto no puede seguir ocurriendo.  Por eso, como pregona WoVO, debemos exigir TRANSPARENCIA AHORA, TRANSPARENCY NOW. ¿Se suman?

 

 

 

 

 

 

 

 

1 Comment